¿Problemas en tu relación? Descubre estrategias que puedes comenzar a usar hoy

Puedes descargar nuestro libro digital sin costo en el que se discuten técnicas e información que te ayudará en medio de la crisis

3 Compartir

Northwestern University descubrió que aquellos que publicaron con más frecuencia sobre su pareja en realidad se sienten inseguros en su relación.

Estoy seguro de que no soy el único que se molesta un poco con esa pareja en las redes sociales. Sabes de quién estoy hablando. Sus fotos de perfil son selfies de ellos juntos sonriendo. Sus estados son bromas o curiosidades. Pero cuando realmente pasas tiempo con ellos, te preguntas por qué están juntos.

A diferencia de su fachada pública, a puerta cerrada, esta pareja siempre está discutiendo, ya sea por los quehaceres, por las finanzas o cualquier otra cosa que encuentren para pelear. Pareciera que están a punto de separarse.

Se vuelve tan agotador que quisieras dejar de seguirlos y eliminarlos de tus contactos. Desafortunadamente, las redes sociales han evolucionado para convertirse en parte de nuestra vida diaria, lo que incluye, precisamente, compartir demasiada información sobre nuestras relaciones.

La cuestión es que las parejas verdaderamente felices no tienen que jactarse de ello. De hecho, rara vez hablan de su relación en las redes sociales.

Aquí hay ocho razones por las cuales las parejas que publican demasiado pueden no estar haciendo tan bien como lo hacen parecer.

1. Están convenciendo a otros para convencerse a sí mismos.

Cuando dos personas constantemente publican chistes, confiesan su amor mutuo o comparten fotos de ellos mismos haciendo actividades divertidas y románticas, realmente están tratando de convencer a todos los demás de que están en una relación feliz y saludable, lo cual es realmente una forma de engañarse a sí mismos para pensar que están en una relación feliz y saludable.

La sexóloga Nikki Goldstein dijo a Mail Online: «A menudo, las personas que publican más son las que buscan la validación de su relación con otras personas en las redes sociales.

Los “Me gusta» y los comentarios pueden ser tan valiosos que cuando alguien realmente está luchando, los utilizan para levantarse, no de la persona que hace el gesto, sino de lo que otras personas dirán al respecto».

2. Las personas que publican con más frecuencia tienen más probabilidades de ser psicópatas y narcisistas.

Una encuesta de 800 hombres de entre 18 y 40 años encontró que «el narcisismo y la psicopatía predijeron el número de selfies publicados, mientras que el narcisismo y la autoobjetivación predijeron la edición de fotografías de uno mismo publicadas» en las redes sociales.

Otro estudio descubrió que publicar, etiquetar y comentar en Facebook a menudo se asocia con el narcisismo tanto en hombres como en mujeres.

En resumen, cuanto más a menudo publiques o interactúes en las redes sociales, es más probable que seas narcisista o, lo que es peor, psicópata. Y en caso de que se pregunte, «los narcisistas son muy malos compañeros», dice el profesor Brad Bushman de la Universidad Estatal de Ohio.

3. Cuando eres feliz, no te distraes con las redes sociales.

Seguro. Habrá muchas ocasiones en las que compartirás un estado o un par de fotos tuyas y de tu pareja. Sin embargo, las parejas felices están ocupadas disfrutando de la compañía del otro en el presente. Esto significa que no van a dejar de disfrutar de la compañía del otro solo para publicar un estado o tomarse una selfie.

Es por eso que verás a esta pareja publicar un collage de su reciente viaje después de llegar a casa. Estaban demasiado preocupados por divertirse como para publicar alguna foto.

4. Las parejas que publican mucho tienden a ser inseguras.

Después de encuestar a más de 100 parejas, los investigadores de la Universidad Northwestern descubrieron que quienes publicaban con más frecuencia en las redes sociales acerca de su pareja en realidad se sienten inseguros en su relación.

5. Las parejas están mejor cuando mantienen los argumentos fuera de las redes.

¿Alguna vez has estado en presencia de una pareja que está peleando? Es incómodo, ¿no? Ahora imagina esa pelea que todo el mundo ve en Facebook, Twitter, Instagram o YouTube.

En lugar de subir un comentar lleno de ira y blasfemias, por ejemplo, la discusión debe ser en privado entre la pareja. No es necesario airear sus trapos sucios a todos sus amigos, familiares, compañeros de trabajo o incluso clientes.

6. Los que publican más a menudo en las redes sociales confían en su relación para la felicidad.

Investigadores de Albright College llaman a esto Relación de autoestima contingente (RCSE, por sus siglas en inglés). RCSE se describe como «una forma poco saludable de autoestima que depende de qué tan bien va su relación». Estas personas usan las redes sociales para presumir de su relación, poner celosos a otros o incluso espiar a su pareja.

«Estos resultados sugieren que aquellos con un alto nivel de RCSE sienten la necesidad de mostrar a los demás, a sus parejas y tal vez a sí mismos que su relación está ‘bien’ y, por lo tanto, están bien», dijo el profesor asistente de psicología Alweight Gwendolyn Seidman, PhD.

7. No tienen nada que demostrar.

Las parejas que están realmente felices no necesitan validación de las redes sociales para demostrar cuán felices están. No necesitan presumir, poner celosos a los demás ni vigilar a su pareja. Están tan seguros y contentos en la relación que no hay necesidad de hablar al respecto.

8. Las personas que se quedan fuera de Facebook son más felices.

El Instituto de Investigación de la Felicidad de Dinamarca quería saber qué pasaría si la gente dejara Facebook por una semana. Entonces, realizaron un experimento que involucró a 1,095 personas.

«Después de una semana sin Facebook, el grupo de tratamiento informó un nivel significativamente mayor de satisfacción con la vida», declararon los investigadores.

Antes del experimento, se les pidió a los voluntarios que calificaran sus vidas en una escala del 1 al 10, siendo 10 el más feliz. El grupo «sin Facebook» aumentó de un promedio de 7.75 / 10 a 8.12 / 10, mientras que el grupo que siguió usando Facebook en realidad disminuyó de 7.67 / 10 a 7.56 / 10.

Los investigadores también encontraron que los usuarios frecuentes de Facebook tenían más probabilidades de sentirse enojados (20 por ciento frente a 12 por ciento), deprimidos (33 por ciento frente a 22 por ciento) y preocupados (54 por ciento frente a 41 por ciento).

Conclusión

En realidad, no importa lo que diga toda la investigación. Importa lo que piensas y sientes. Sin embargo, los comentarios y hallazgos de los profesionales pueden ser algo que al menos echar un vistazo. Y si siente que usted, un compañero o amigo tiene un problema de «redes sociales», es posible que desee echar un vistazo más de cerca.


Sobre el autor:

Psicólogo en formación, José David Ortiz Fargas, B.S. es el fundador y autor de Inpsyght Blog. Tiene un bachillerato en Psicología y actualmente cursa sus estudios graduados en Consejería Psicológica. 

Se ha caracterizado por la divulgación científica en Inpsyght Blog desde 2016 en temas sobre parejas y familias.


Recursos sugeridos por el autor:

  • Salva Tu Matrimonio Para Siempre: Método paso-a-paso para parejas en crisis.
    Acceder ahora »

  • El Buen Amor (eBook): Claves para que una pareja funcione.
    Acceder ahora »

  • Sexualidad Consciente: Conferencias para descubrir y mejorar el potencial de tu vida sexual.
    Acceder ahora »
3 Compartir