La literatura ha sido enfática en que las personas de la tercera edad son más felices que los demás. Sabiendo esto, investigadores realizaron un estudio para conocer qué causa la felicidad en adultos mayores.

En el estudio participaron 121 adultos mayores de 60 años que contestaron una escala de felicidad.

Se encontraron siete factores que se repetían en las contestaciones de los entrevistados. Entre estos:  familia, pareja, forma de ser, compañía, actividades, Dios y salud.

Los autores explican que:

“Para casi todos los participantes, la familia ante todo, seguida de la pareja, fue esencial. Estar en compañía de la familia y la pareja es la expresión de la necesidad de afecto.”

La importancia de la familia fue crucial para la felicidad en adultos mayores. La familia quedó por encima de otros factores como la salud y sus creencias religiosas a la hora de qué determina la felicidad.

En términos de lo que abarcó este factor, los autores dicen que se refiere a:

“La compañía o la presencia física de los miembros de la familia en su vida, una buena relación con todos ellos, la buena comunicación entre ellos, la ausencia de conflictos y la convivencia armónica, la entrega total a la familia y al bienestar familiar y un estado físico saludable.”

Otros factores que influyen sobre la felicidad en adultos mayores

Entre los demás factores se encontró que la presencia física de la pareja, sentirse satisfecho con sí mismo, la relación con amigos y vecinos, la fe en Dios y estar bien físicamente contribuyen a la felicidad.

Los hallazgos indican que debe existir cierto nivel de resiliencia para alcanzar la felicidad. Vencer dificultades trae orgullo y satisfacción que pueden ayudar en esa dirección.

Como dicen los autores:

“El dolor había contribuido a formarlos. Las personas más felices también soportaban mejor el estrés, no obstante lo cual experimentaban crisis e incluso sufrían tragedias. Pese a ello, su “arma secreta” era el aplomo y la fuerza que mostraban para hacer frente sus dificultades.”


Este estudio fue publicado en la revista Enseñanza e Investigación en Psicología (Borges, N., 2016).

DEJAR UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Favor de ingresar su nombre aquí