A lo largo de la historia se ha caracterizado a la mujer como más emocional y dependiente. No obstante, los papeles se han invertido según un reciente estudio cuando se trata sobre ansiedad de separación.

El estudio auscultó la relación entre dependencia emocional, consciencia del presente (mindfulness) y los estilos de comunicación en situaciones de conflicto de pareja. Tuvo una participación de 200 personas entre las edades de 18 a 35 años.

En un inesperado giro, los hombres reportaron mayor ansiedad de separación que las mujeres.

Los autores expresan que:

“Contrariamente al estereotipo tradicional que se tiene de las mujeres respecto a su mayor dependencia emocional de la pareja por ser más sensibles y emocionales, en este estudio las mujeres manifestaron significativamente una menor ansiedad de separación.”

Un cambio histórico

Estos hallazgos trastocan lo que ha sido una norma a través de la historia. El estilo de vida ha cambiado y la entrada de la mujer al ámbito laboral puede ser responsable del cambio de roles que refleja este estudio.

Como explican los autores:

“En la medida en que las nuevas generaciones de mujeres han ido accediendo al mercado laboral y a los estudios superiores –fenómeno más tardío en las culturas latinas que en otras–, su socialización es ya bastante similar a la de los varones de esas mismas generaciones.”

En relación a prestar atención al “aquí y ahora”, tanto hombres como mujeres reportaron resultados deseables. Se centraron tanto en las necesidades al momento de su pareja como en el conflicto actual.

Los autores señalan que:

“Ello implica que la disposición a ser consciente del presente y a centrarse en él correlaciona precisamente con las dos dimensiones más constructivas en el conflicto de pareja: atender los reclamos y necesidades de la pareja y centrarse en el problema o conflicto que enfrenta en ese momento a los miembros de la misma.”

> Otro estudio donde se invierten roles


Este estudio fue publicado en la revista Enseñanza e Investigación en Psicología (Arocena et al., 2017).

 

DEJAR UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Favor de ingresar su nombre aquí